jueves, 19 de mayo de 2011

Desarrollo del tema de la medición de la inteligencia

Para comenzar, empezaremos dando una breve reseña sobre como nacieron los test de inteligencia, y las modificaciones que han tenido al pasar de los años. 
Los test de inteligencia nacieron a mediados del siglo XIX. Las primeras pruebas de inteligencia fueron preparadas por médicos franceses, uno de los cuales hizo hincapié en la capacidad verbal y otro subrayó más la importancia de ciertas tareas como la manipulación.

Galton, biólogo inglés, dijo posteriormente que la inteligencia se hereda y que la discriminación sensorial es la clave de la inteligencia a varias medidas.

Cattell, en 1890, acuñó el termino “test mental”. Éste proponía tareas sencillas como la asociación de palabras, la agudeza visual y la discriminación de pesos.

Las pruebas de inteligencia actuales son de 1905, fueron creadas con el fin de aliviar el excesivo amontonamiento de alumnos en algunas escuelas, retirando de las clases a los niños que no poseían la capacidad suficiente para beneficiarse de una educación académica.

Binet, inventó el término “nivel mental” para expresar la puntuación de un niño en el test. Ésto más tarde lo llamo edad mental.

Su construcción:

La construcción y la estandarización van de la mano durante estos pasos preliminares, ya que estandarizar un test es desarrollar un procedimiento uniforme tanto para su aplicación como para su puntuación.

Los constructores de los test exponen los presuntos ítems a un grupo de individuos similar a las personas para las que se prepara el test. Se analizan las respuestas del grupo de muestra y se seleccionan los ítems que discriminan entre las personas con distinta habilidad, descartando a todos aquellos ítems que no lo hacen. El último paso implica pasar el test, una vez depurado, a un grupo más grande y representativo de individuos, lo que se conoce como muestra estandarizada.

Credibilidad:

Un test es fiable si es consistente al medir la ejecución de un individuo o grupo. La manera más corriente es aplicar a la misma persona o grupo el mismo test más de una vez. La consistencia entre las puntuaciones puede ser distorsionada por diferencias en las condiciones de medida o variaciones en las circunstancias físicas del individuo.
Los investigadores a menudo establecen la fiabilidad por otros métodos. Un método consiste en desarrollar formas alternativas o paralelas del test.
Las instrucciones también deben de ser comparables .Este método da la posibilidad de que el individuo reconozca las preguntas, pero no superar los efectos de la práctica que se consigue al pasar por este tipo de pruebas. La fiabilidad también se puede calcular por el método de las dos mitades pasando el test una sola vez y comparando los resultados de la primera mitad del mismo con los de la segunda mitad.

validez

El test es válido si mide lo que pretende medir. Un tipo de validez es la validez de contenido, que se refiere a la capacidad del test para comprender dentro de sí una muestra representativa de las dos conductas que quiere medir.

Ejemplos
●Test de inteligencia para niños:
Normalmente se realizan para ver si un niño determinado se está desarrollando de manera normal. Estos test tienen una validez limitada.
Aunque los test infantiles resultan mejores para predecir el CI futuro, cuando se trata de bebés retrasados o con lesiones neurológicas, debemos ser prudentes a la hora de interpretar los descubrimientos sobre estos niños.
A pesar de que todas las pruebas infantiles se administran individualmente, no siempre se puede atraer la atención de un bebé o motivarle para que haga lo que queramos.
LOS ESQUEMAS DE DESARROLLO DE GESELL: Cubriendo las edades entre 4 semanas y 6 años, miden una amplia gama de actividades apropiadas para los niños de estas edades: el comportamiento motor, (mantener la cabeza erguida, sentarse y gatear), el comportamiento adaptativo, el comportamiento verbal, el comportamiento social y el comportamiento personal.
LA ESCALA DE INTELIGENCIA INFANTIL, DE CATTELL:
Esta escala cubre las edades de 2 a 30 meses. Examina la percepción y las habilidades motoras.

● La escala de inteligencia de Stanford-Binet:
El test de Stanford-Binet, se aplica principalmente a niños, aunque también se puede utilizar en personas adultas. Se tarda entre 30 y 45 minutos en pasar el test a un niño y hasta una hora y media a un adulto. La prueba tiene un fuerte componente verbal en todos los niveles, y encierra preguntas de vocabulario, analogías e interpretación de proverbios.

El examinador empieza presentando los ítems en un nivel ligeramente por debajo de la capacidad mental que se espera de la persona examinada. Si el examinador se equivocó en su apreciación inicial y el individuo tiene dificultades para responder a estos primeros ítems, el examinador retrocede y pregunta un nivel más fácil, de manera que se pueda establecer un “suelo”o edad basal en el cual la persona contesta bien a todos los ítems.

Generalmente se considera que el CI de una persona es aproximadamente igual al de las personas que se encuentran a un nivel 10 puntos superior o inferior a ella, ya que la puntuación de una persona puede variar.

Se han desarrollado algunas guías para interpretar la puntuación del CI, pero no existe ninguna regla fija. Muchas personas realizan extraordinarias contribuciones a lo largo de su vida, mientras otras de niveles muy elevados no destacan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada